martes, 7 de mayo de 2019

Publicación # 3

Mucuna Pruriens, el haba contra el párkinson
El párkinson es un trastorno neurológico crónico, degenerativo e invalidante que afecta a más de 150.000 personas en España.
Es una de las conocidas como “enfermedades sociales”, ya que el deterioro que provoca incide directamente en la vida social del paciente, quien reduce su red de contactos y la intensidad y calidad de los mismos, además de la vida cotidiana de quien le asiste, que recibe una gran carga de trabajo adicional.

La Mucuna pruriens realmente actúa con eficacia sobre diferentes enfermedades, tal y como evidencian sus propiedades terapéuticas:

Tiene carácter anabólico, aumentando los niveles de la hormona del crecimiento, necesaria para mantener la juventud del cuerpo y el buen funcionamiento del sistema nervioso.

También está indicada para aumentar la masa muscular en la práctica deportiva.
A nivel cardiovascular, es capaz de disminuir las tasas de colesterol sanguíneo hasta un 61% y los niveles de glucosa hasta un 39%.

A nivel digestivo, protege la mucosa gástrica de posibles lesiones.
También tiene efectos diuréticos, incrementa la resiliencia tisular (la capacidad de los tejidos para reconstruirse en caso de lesión) y mejora la coordinación.
Como se puede ver, la mucuna ofrece soluciones para patologías en su mayoría relacionadas con el envejecimiento.

Las semillas de Mucuna: su secreto mejor guardado
La vaina de la Mucuna pruriens esconde bajo llave un auténtico tesoro medicinal: sus semillas, son extremadamente ricas en una sustancia denominada L-Dopa o levodopa, el principal precursor de la hormona dopamina.

Y ahí reside precisamente su principal activo terapéutico.
La dopamina es el neurotransmisor más importante del sistema nervioso central. Algo así como el canal que transmite los impulsos nerviosos y regula diversas funciones motoras, la afectividad y la emotividad.
Para poder sintetizar la dopamina hay que partir de un aminoácido llamado L-tirosina, el cual se transforma en levodopa antes de dar paso finalmente al neurotransmisor dopamina.

Es decir, la levodopa presente en las semillas de la mucuna es el paso intermedio e ineludible hasta alcanzar la dopamina, el neurotransmisor que tiene una incidencia directa en la sintomatología, el desarrollo y la evolución del párkinson.
Y esto, para un enfermo de párkinson significa tres palabras llenas de esperanza: calidad de vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Comentário...