viernes, 17 de mayo de 2019

Publicación # 6


Conexión entre Mente y Cuerpo

Todas las personas que gozan de una buena salud emocional, esto se refiere a ser conscientes y consecuentes con sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Han aprendido a gestionar el estrés, los problemas y circunstancias que la vida les pone por delante, asumiéndolas con normalidad. Se sienten bien consigo mismos y con sus relaciones.
Sin embargo, hay muchos factores que suceden en el camino de la vida, que pueden perturbar la salud emocional, ocasionando fuertes sentimientos de estrés, tristeza, ansiedad, etc. Incluso los cambios buenos y deseados pueden ser tan estresantes como los otros.

DE QUE FORMA PUEDEN LAS EMOCIONES AFECTAR MI SALUD ORGÁNICA.
Nuestro cuerpo responde a nuestros pensamientos, manera de sentir y actuar, lo que llamamos CONEXIÓN - CUERPO MENTE.
Un ejemplo sencillo es: cuando estamos estresados y/o ansiosos, nuestro cuerpo reacciona llamando nuestra atención; elevando nuestra tensión arterial, teniendo sensación de opresión en el pecho y sensación de falta de aire, malestares digestivos, cefaleas, etc.

HOJA DE RUTA PARA UNA SALUD MAS ESTABLE
Nuestra salud puede mejorar, tratando de reconocer nuestras emociones y comprender el por qué están sucediendo y afectándonos. EXPRESEMOS NUESTROS SENTIMIENTOS. Si el estrés, pena o ansiedad están afectando nuestro organismo, guardar estos sentimientos puede hacernos sentir peor.
VIVAMOS UNA VIDA EQUILIBRADA. Muchas veces debemos pensar en las cosas por las cuales estar agradecido en la vida. Esto no significa que, tengamos que sentirnos satisfechos o felices cuando estamos estresados, ansiosos o enfadados. Sino hacer frente a estos sentimientos negativos, pero también hacerles un hueco a las cosas positivas de nuestra vida para tratar de neutralizar lo anterior.
Muchos investigadores han demostrado que tener una actitud positiva puede y debe mejorar nuestra calidad de vida, para dar un impulso a nuestra salud...


DESARROLLEMOS LA CAPACIDAD DE RESILENCIA. En breves palabras la resiliencia es una capacidad del individuo para salir airoso de una adversidad. Reconstruyéndose para salir fortalecido del conflicto.
La resiliencia puede ser aprendida o reforzada con ayuda social o profesional.
CUIDA DE TI. Para mantener una buena salud emocional, debemos cuidar nuestro cuerpo con rutina regular, incluyendo: alimentación saludable, dormir lo suficiente y hacer ejercicio físico para aliviar la tensión acumulada. 


                                               

RECORDEMOS: LO QUE EL ALMA NO PROCESA, EL CUERPO LO MANIFIESTA.

Publicación # 5

Cándida Compañera de Ruta…
La Cándida Albicanis y la Cándida Tropicalis son los nombres que reciben las levaduras comunes que a veces se encuentran en el intestino y en ciertas membranas mucosas, por ejemplo, en la garganta.
Todo el mundo tiene Cándidas en el cuerpo, en cierto modo, ya nacimos con ella.
La pesadilla del crecimiento (incontrolado) de la Cándida.
La levadura Cándida, por lo general, vive perfectamente dentro de nuestro ecosistema.
La Cándida está constantemente chequeada por la bacteria «buena» o «beneficiosa» gastrointestinal y nuestro sistema inmunológico. Pero los problemas pueden empezar cuando ciertas condiciones están presentes. Es en la presencia de estas condiciones que la Cándida puede empezar a crecer sin ningún control en los intestinos, ramificándose y colonizando todo el canal intestinal. Durante este proceso, la Cándida puede llegar a «comerse» las paredes del intestino, sumarse a la corriente sanguínea e infiltrarse a otros tejidos. La levadura por lo general beneficiosa se puede transformar literalmente en un moho de tipo patógeno, que puede causar una variedad de problemas de salud sin ninguna conexión aparente. Esta condición/enfermedad es conocida con el nombre de Candidiasis Sistemática.

Síntomas y causas.

La Candidiasis Sistemática como tal, no fue reconocida o definida hasta los años 80, principalmente porque los síntomas eran de una naturaleza muy variada y duplicados como los de otras enfermedades, llevando a los médicos a creer que el paciente sufría de, por ejemplo, sinusitis, en vez de realmente una filtración de levadura en los pasajes nasales. De manera adicional, ya que uno de los principales orígenes de la Candidiasis son precisamente los antibióticos.

La diagnosis de la Cándida estaba limitada a sus manifestaciones más visibles, por ejemplo, infecciones (de levadura) vaginales u orales.

Los síntomas de Candidiasis y el nivel de severidad varían de persona a persona, pero los principales son: fatiga crónica, especialmente después de comer, depresión, ganas de comer alimentos como pan y cosas dulces (a la levadura le encantan los dulces), cambios de humor extremos, sentimientos de rabia (y agresividad), especialmente después de comer alguna comida dulce, sentirse «borracho» después de comer una comida alta en carbohidratos, hipoglucemia, mucosidad excesiva en la garganta, nariz y pulmones, infecciones de hongos de la piel, (jock itch, pies de atleta, etc., infecciones vaginales/orales, diarrea, picores, pérdida de memoria a corto término, sentirse algo «zombi», sensación de hinchazón y gases después de comer.

También es verdad que dichos síntomas pueden indicar otros tipos de enfermedades, si ciertos factores están ya presentes en el historial médico del individuo, los síntomas pueden muy bien pertenecer a un crecimiento de la Cándida. Estos factores son:

El prolongado y/o repetido abuso de antibióticos, medicinas corticoides y la píldora anticonceptiva.
una dieta alta en azúcares procesados, los cuales hacen que Cándida prolifere.
una preexistente supresión del sistema inmunológico causado por el abuso con el alcohol y/o drogas, transfusiones de sangre múltiples, enfermedades debilitantes, trasplantes de órganos o quimioterapia. Estos tres puntos NO son necesarios a la hora de tener un caso de Candidiasis. Las ganas excesivas de comer algo dulce pueden también ser un detonante y también los antibióticos. El estar embarazada también predispone a muchas mujeres a esta condición ya que altera el delicado equilibrio del PH y el nivel hormonal, hay que tener en cuenta que la levadura Cándida fructifica en un medio alcalino.

Factores contribuyentes pueden ser (1) baja acidez del estómago que puede contribuir comidas mal digeridas y (2) infrecuentes movimientos del intestino, los cuales hacen que se retengan por un período demasiado largo las sustancias de desecho dentro del intestino: estas condiciones hacen que la Cándida fructifique.

Como es sabido, los carbohidratos, incluso lo más complejos, normalmente se rompen en moléculas de glucosa (azúcar) dentro del canal digestivo y el azúcar, como ya sabemos ahora, alimenta a la Cándida. También sería mejor no comer un exceso de comidas ricas en vegetales leguminosos como son las patatas dulces (boniatos), chirivías y calabazas. Las personas somos sensibles a diferentes cosas. Uno mismo conoce su cuerpo y realmente es la mejor guía para saber qué productos evitar. Pero como regla general, todo lo que contenga azúcar debería ser evitado.

Debido a las restricciones (prohibiciones), a veces uno puede pensar «¿y qué es lo que puedo comer?». Dentro del lado positivo, y si no se tienen reacciones alérgicas, se puede comer de todo lo siguiente: pescado, aves, carne, todos los vegetales, arroz integral*, huevos, frutos secos, menos los anacardos y los cacahuetes, tés de hierbas, legumbres secas*, lentejas*, leche de cabra*, maíz*, amaranto*, kamut*, quinua*, trigo sarraceno*, avena* y espelta*.

Los productos marcados con un asterisco son productos que se han de comer en cantidades moderadas. Para ayudar a la digestión, todos los frutos secos, semillas y grano deben de dejarse en remojo por lo menos 7 horas antes de ser comidos. El remojo de dichos alimentos inhibe el proceso de germinación que es cuando los inhibidores empiezan a "romper" las enzimas que se encuentran en este tipo de comida.

Cuando los síntomas desaparezcan, se puede, teniendo cuidado, volver a introducir la comida no recomendada, un artículo cada vez y poco a poco. Es mejor no comer ningún tipo de producto que contenga azúcar refinado por lo menos en 6 meses después de la recuperación. Una vez se ha tenido Candidiasis se es propenso a tenerla en otras ocasiones, así que hay que ir con cuidado, aunque uno ya esté bien. Ser indulgente con uno mismo en ese tipo de comidas es algo que personalmente no puedo decir que valga la pena hacer.

Hierbas y suplementos.

La siguiente clasificación de hierbas puede ser de ayuda:

El ajo, ya de por sí un poderoso componente antihongos (fungicida) y estimulante del sistema inmunológico. El ajo puede ayudar entre otras cosas en el tema del estreñimiento, gases, mucosidad excesiva y también en la limpieza de la sangre. Es un antiparasitario y también hipotensivo. Algunas personas son sensibles al ajo, en ese caso es mejor tomarlo en dosis pequeñas para saber qué efectos secundarios puede tener. Si no hubiera ninguno, lo mejor es incluirlo generosamente en la dieta cada día. Si se prefiere se puede tomar en perlas entéricas, para asegurarse de que el ajo se empieza a liberar solamente cuando está dentro del intestino que es donde se encuentra la Cándida.

La raíz del regaliz, aun no siendo anti-moho, va muy bien para suavizar el intestino inflamado, algo muy común con Cándida, lo cual ayudará a prevenir la mala absorción de los alimentos nutritivos y también en el tema de las alergias a ciertos alimentos. El regaliz tonifica las glándulas adrenales y ayuda a regular la glucosa en la sangre, controlando el deseo de comer dulces. Esta hierba es excelente para la mucosidad excesiva, tos, y estreñimiento. Astragalus, una hierba muy popular en China es excelente para la estimulación del sistema inmunológico y es esencial para recuperarse de un ataque de Cándida o cualquier otra condición infecciosa.

El Aloe Vera puede aplicarse si se está sufriendo de infecciones de hongos en la piel.

Otras hierbas importantes son el clavo, el ginseng (en todas sus variedades), Pau d´Arco y la canela. Para tomar las dosis correctas, mejor leer las dosis en los envases, pero se pueden tomar dosis altas sin que ello suponga un peligro de toxicidad, exceptuando en mujeres embarazadas.

El aceite del árbol del té de Australia y Nueva Zelanda es realmente bueno para los ataques de la Cándida y puede ser aplicado en pie de atleta. También puede ser usado como enjuague y como higiene genital, mezclado con agua y puede ser también tomado internamente de 3 a 4 gotas, 3 veces al día, (pero sin exceder esta dosis). Lo único que hay que tener presente es que en la etiqueta no se lea: «Sólo para consumo externo».

El ácido Caprílico, una cadena corta de ácidos grasos es muy efectivo en contra de la Candidiasis y se puede comprar en las tiendas de dietética. Mejor intentar encontrar una con una fórmula lenta a la hora de diluirse, de 300-500 mg a 1000 mg, a ser tomada con cada comida. Coloidal Silver (plata coloidal) y el nuevo extracto de hoja de oliva son muy buenos agentes antihongos y son letales para la Cándida. Seguir las instrucciones correctamente de las etiquetas del producto para las dosis correctas.
Las perlas de aceite de orégano también son un excelente antifúngico.

Tratamientos y recuperación.

El tratamiento médico alopático (ortodoxo) estándar para curar Candidiasis son: antifúngicos orales y tópicos.
Las terapias naturales son también armas potentes y efectivas, para eliminar y neutralizar el crecimiento indiscriminado de esta levadura que forma parte de nuestro ecosistema.

Digestión.

La clave para vencer la Cándida consiste en limpiar a fondo el sistema digestivo, el cual es la raíz del problema. En general, se tiene que intentar a toda costa no tener problemas de estreñimiento, para ello es necesario beber agua (de 4–5 vasos al día) y se recomienda tomar fibra a menudo. El beber mucha agua también ayuda a la eliminación de las células muertas de la levadura en el sistema, una vez se empiece a progresar en el tratamiento.

Es bueno tomar un suplemento de simbióticos (pre y probióticos) con la dieta, para recolonizar de bacterias «buenas» los intestinos. Aunque los simbióticos no eliminarán a la Cándida de por sí, al menos tienen la propiedad de inhibir su crecimiento y, además ayudarán a limpiar los intestinos, haciendo más difícil la supervivencia de esta.

Una buena digestión es muy importante, ya que nada es mejor para la Cándida que encontrar restos de alimentos mal digeridos y en estado de descomposición. Si no se tiene una úlcera, se puede considerar tomar como suplemento una enzima digestiva por ejemplo el ácido hidroclórico (HCL), inmediatamente antes o después de cada comida.

Los suplementos de plantas de tipo enzimático son excelentes. Pancreatina y enzimas de plantas en general pueden ser tomadas entre comidas para evitar el crecimiento de la levadura. El hecho de usar estas sustancias puede ayudar en la lucha contra la Cándida y también limpiará de estrés al páncreas, el cual bien podría estar un poco afectado al tener que hacer frente a la hipoglucemia causada por la levadura.

Si los suplementos enzimáticos no se pudieran adquirir, una taza de té de manzanilla, justo antes o después de comer, estimulará la producción de HCL en el estómago.

Teniendo en cuenta que el hígado puede estar algo saturado con las toxinas producidas por la Cándida, ya que es el órgano encargado del filtrado de la sangre, la limpieza de este órgano es esencial para una buena recuperación. Es bueno tomar suplementos de hierbas que favorezcan el hígado.

Dietética.

Teniendo en cuenta que la Cándida adora los alimentos dulces, deberían ser borrados de la dieta en todas sus diferentes formas (dextrosa, sacarosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa). Mejor decir adiós a todo tipo de frutas también, excepto las que contienen un grado bajo de azúcar, tales como las fresas, las cerezas, la papaya, las cuales se pueden tomar con una cierta moderación. También es bueno leerse bien las etiquetas con los ingredientes en los productos que se compren envasados para asegurarse de que no contienen azúcar (algo bastante difícil en estos días).

La dieta es el mejor aliado en contra de la Cándida, pero lo más frustrante es tener que dejar de lado ciertos alimentos, despedirse del trigo, el centeno, la leche, el queso, las bebidas alcohólicas, las bebidas con cafeína, las patatas, la miel, los champiñones y el vinagre, todos estos alimentos promueven el crecimiento de levadura en el organismo o por lo menos pueden agravar la condición de las colonias de levadura ya existentes. Se debe mantener la comida bien tapada en el refrigerador para prevenir la formación de mohos.

En general, una dieta baja en carbohidratos es la mejor. Tomar suplementos de vitaminas y minerales es también una buena idea, no es suficiente pensar que se toman ya todos los ingredientes nutritivos con las comidas, tomar suplementos también ayuda al sistema inmunológico a controlar posibles infecciones.

Un ingrediente particularmente bueno es el aminoácido libre, Glutamina. Este es muy importante en el mantenimiento de la masa muscular, las funciones del cerebro, la integridad intestinal y el mantenimiento de los niveles de azúcar correctos en la sangre. También teniendo en cuenta que la pérdida de peso es normal en la condición de un ataque severo de Candidiasis, este aminoácido ayuda a protegerse de la pérdida de control de músculo. La Glutamina es también muy estimulante para el sistema inmunológico.

Una vez acabado el problema.

Si se lucha con todas las armas posibles, la comida, sin tomar dulces y se ataca la levadura con hierbas y suplementos, la Candidiasis finalmente se controlará.

Tanto el hacer ejercicio como el tomar agua, hará que se reduzcan los síntomas a la hora de limpiar las células de levadura ya muertas, rápidamente, del sistema.

Habiendo sufrido personalmente de la Candidiasis en el pasado y como Naturópata que ha ayudado a muchos pacientes afectados, puedo decirles que, sin lugar a duda, el mejor aliado es la dieta y la paciencia. La recuperación es muy frustrante y pesada ya que, como hemos dicho, la Cándida es un organismo muy tenaz. Sin embargo, lo mejor es no darse por vencido y saber que eventualmente uno se recuperará y esto proporciona mucha satisfacción. Los resultados se agradecen realmente.


Publicación # 4


ENVEJECIMIENTO PREMATURO, OXIDACIÓN CELULAR…CONTAMINACIÓN.
En estos momentos la contaminación atmosférica está dañando su piel, envejeciéndola prematuramente y alterando el ADN de sus células. Y lo peor es que está usted completamente rodeado por elementos tóxicos. El dióxido de carbono de los escapes de los coches, el humo que llega de las fábricas, los hidrocarburos producidos por la quema de materia orgánica, el polvo procedente de los incendios forestales, las partículas en suspensión que emiten los sistemas de calefacción…

A estos elementos nocivos hay que sumar el ozono troposférico, un gas que surge a ras del suelo como resultado de una serie de reacciones químicas producidas por la contaminación en presencia de la luz solar y que, lejos de protegernos de las radiaciones del sol como hace este mismo gas cuando forma parte de las capas más altas de la atmósfera, es realmente peligroso para la salud de la piel.

Son muchos los elementos que envenenan la atmósfera. La contaminación afecta también a los pueblos pequeños, que en las últimas décadas han visto cómo su estilo de vida se veía alterado con la aparición de autopistas cercanas, polígonos industriales, centros comerciales o gasolineras.

La contaminación envejece 

Cuando las sustancias tóxicas del aire contaminado entran en contacto con la piel se activa un compuesto presente en sus células, el AhR (Receptor de Hidrocarburos Aromáticos). En circunstancias normales, este compuesto permanece atrapado por un complejo de proteínas, pero cuando la contaminación lo activa, escapa del complejo, migra hasta el núcleo de la célula y activa los genes responsables de la producción de radicales libres, decir "radicales libres" equivale a decir "envejecimiento prematuro".

Las consecuencias para la piel por la exposición a la contaminación son:

Aparición de arrugas y pérdida de colágeno.
Reducción de los niveles de vitaminas E y C, los principales antioxidantes de la piel.
Sequedad e irritación, debida a la destrucción de la película hidrolipídica que protege la piel.
Perturbación de la microflora presente en la piel.
Estrés oxidativo y cambios en el proceso de renovación celular.
 
La contaminación es un problema que nos afecta a todos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), nueve de cada diez personas del mundo viven en algún lugar que sufre estos efectos.
 
Existen una serie de pautas que usted puede llevar a cabo para detener el deterioro de su piel, como consumir alimentos ricos en antioxidantes, beber mucho líquido, dejar de fumar o evitar la exposición prolongada al sol.



martes, 7 de mayo de 2019

Publicación # 3

Mucuna Pruriens, el haba contra el párkinson
El párkinson es un trastorno neurológico crónico, degenerativo e invalidante que afecta a más de 150.000 personas en España.
Es una de las conocidas como “enfermedades sociales”, ya que el deterioro que provoca incide directamente en la vida social del paciente, quien reduce su red de contactos y la intensidad y calidad de los mismos, además de la vida cotidiana de quien le asiste, que recibe una gran carga de trabajo adicional.

La Mucuna pruriens realmente actúa con eficacia sobre diferentes enfermedades, tal y como evidencian sus propiedades terapéuticas:

Tiene carácter anabólico, aumentando los niveles de la hormona del crecimiento, necesaria para mantener la juventud del cuerpo y el buen funcionamiento del sistema nervioso.

También está indicada para aumentar la masa muscular en la práctica deportiva.
A nivel cardiovascular, es capaz de disminuir las tasas de colesterol sanguíneo hasta un 61% y los niveles de glucosa hasta un 39%.

A nivel digestivo, protege la mucosa gástrica de posibles lesiones.
También tiene efectos diuréticos, incrementa la resiliencia tisular (la capacidad de los tejidos para reconstruirse en caso de lesión) y mejora la coordinación.
Como se puede ver, la mucuna ofrece soluciones para patologías en su mayoría relacionadas con el envejecimiento.

Las semillas de Mucuna: su secreto mejor guardado
La vaina de la Mucuna pruriens esconde bajo llave un auténtico tesoro medicinal: sus semillas, son extremadamente ricas en una sustancia denominada L-Dopa o levodopa, el principal precursor de la hormona dopamina.

Y ahí reside precisamente su principal activo terapéutico.
La dopamina es el neurotransmisor más importante del sistema nervioso central. Algo así como el canal que transmite los impulsos nerviosos y regula diversas funciones motoras, la afectividad y la emotividad.
Para poder sintetizar la dopamina hay que partir de un aminoácido llamado L-tirosina, el cual se transforma en levodopa antes de dar paso finalmente al neurotransmisor dopamina.

Es decir, la levodopa presente en las semillas de la mucuna es el paso intermedio e ineludible hasta alcanzar la dopamina, el neurotransmisor que tiene una incidencia directa en la sintomatología, el desarrollo y la evolución del párkinson.
Y esto, para un enfermo de párkinson significa tres palabras llenas de esperanza: calidad de vida

Publicación # 2

Dieta mediterránea y agua rica en bicarbonato para prescindir de los antiácidos

Sensación de ardor, regurgitación ácida, tos nocturna... todos ellos síntomas del reflujo del contenido del estómago hacia el esófago. Los medicamentos convencionales utilizados para tratarlos, los antiácidos y los inhibidores de la bomba de protones (IBP), no están exentos de efectos secundarios.
Pero tenemos buenas noticias: usted puede prescindir de ellos optando por una dieta de tipo mediterráneo (es decir, muy rica en alimentos no procesados: frutas, verduras, cereales y oleaginosas) combinada con el consumo de agua rica en bicarbonato, de acuerdo con un estudio que ha confirmado los efectos positivos de una y otra sobre este trastorno digestivo.






viernes, 3 de mayo de 2019

Publicación # 1

En las mujeres postmenopáusicas, un déficit de vitamina D aumenta el riesgo de síndrome metabólico.


La vitamina D influye en la secreción de insulina y en la sensibilidad a la misma, lo que juega un papel destacado en el síndrome metabólico. Por ello, las mujeres posmenopáusicas que tienen déficit de vitamina D (por debajo de 30 ng/ml) tienen un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, relacionado con complicaciones cardiovasculares.
Para llegar a estas conclusiones(1) se contó con 463 mujeres de entre 45 y 75 años que llevaban al menos un año sin menstruar y que no tomaban complementos de vitamina D. A todas ellas se les realizaron análisis para medir sus niveles de colesterol HDL (el considerado como colesterol “bueno”) y LDL (el llamado colesterol “malo”), pero también de triglicéridos, glucosa, insulina y 25(OH)D, el principal indicador para medir los niveles de vitamina D.

Los resultados demostraron que el 57,8% de las mujeres que tenían unos bajos niveles de vitamina D acabaron desarrollando el síndrome metabólico. Además, se relacionó este déficit con un mayor riesgo de tener altos niveles de triglicéridos, así como bajos niveles de colesterol HDL.

miércoles, 1 de mayo de 2019

El Naturópata


El Naturópata
Es el naturópata, aquel profesional de esta ciencia de la salud que recorrerá el camino hacia la referida auto curación junto al paciente, explorando y buscando la CAUSA principal de su enfermedad, sin descuidar los SÍNTOMAS, que es lo que, en el momento de la consulta más aqueja y preocupa al paciente.
El naturópata se basa fundamentalmente en la escucha y empatía con el que padece la enfermedad, para posteriormente brindarle los medios para eliminar y detoxificar de sustancias nocivas que puedan estar en el organismo (toxinas, daño celular oxidativo, etc.)
Escuchar, oír, comprender, empatizar, evaluar, examinar, para luego aportar e indicar suplementos a base de minerales, vitaminas, grasas esenciales, plantas, cambios en la dieta, etc. ayudando a reestablecer el orden, la estimulación del sistema inmunológico vital y fuerza propia del organismo, para acompañarlo e inducirlo a la reparación y auto curación.

*Importante: todo lo anteriormente mencionado, contará siempre con previa evaluación, compatibilidad y/o viabilidad con cada baremo de medicación y patología diagnosticada en la medicina tradicional de cada paciente. Así como el estudio de las posibilidades para el apoyo hacia la mejora y/o recuperación.


En las enfermedades crónicas y degenerativas, evaluando sus variables, se puede mejorar los síntomas, e intentar trabajar para frenar sus avances.
En las enfermedades agudas, como colesterol alto, hipertensión, colon irritable, gastritis, patologías varias de piel, etc., aumentan las posibilidades de éxito, por el efecto que su reparación permite llegar mejor a un diagnóstico profundo para evitar su cronificación.
La naturopatía como medicina complementaria, al escuchar, apoyar, hacer seguimiento y contemplar al individuo en todas sus dimensiones (físico, mental y espiritual), es vital para el paciente, para su recuperación y su mejoría.          

"LO QUE EL ALMA NO PROCESA,  EL CUERPO LO MANIFIESTA."



Lic. en Naturopatia, Gloria María Riaño Rodríguez, Colegiada N.º 3124

Consultas:
→ Presenciales.
→ Online en Skype.





La Naturopatia

La Naturopatía 
Es la ciencia de la salud que se ocupa de estimular el sistema vital y la autocuración propia de cada paciente.
Pilares en los cuales se basa:
Unidad orgánica, explorando y tratando cada enfermedad en forma conjunta y global, no hay enfermedades, sino enfermos.
Nos referimos con esto que, al ver al paciente se considera: el terreno de predisposición a padecer cualquier enfermedad, como, por ejemplo, estrés continuo, hábitos alimenticios y conductuales no saludables, falta de ejercicio, consumo de sustancias tóxicas, contaminación ambiental, etc.
La naturopatía trata, mediante los elementos naturales, llegar al tono y equilibrio tanto físico, mental y espiritual de cada persona para acompañarla e inducir su mejoría y/o recuperación con menos efectos secundarios y compatibilidad con sus tratamientos de medicina convencional, si los hubiere.

¿Qué tipos de patologías pueden ser tratadas con naturopatía? Se puede decir que todas, tanto agudas como crónicas, siempre que se haga una rigurosa evaluación previa.


Sobre mi...

Gloria...
Soy una mujer que sabe escuchar, atenta, clara y auténtica.Transmito paz y seguridad. Te puedo guiar suavemente hacia lo que es mejor para ti, profundizando en tu caso y en lo que es primordial como apoyo para tu recuperación. Tratándote y aconsejándote de una forma personalizada y única.

Formación:
*Titulada Superior Universitaria.
* Naturópata Homeopática (Academia Homeopática Paracelso).
*Técnico en Farmácia Homeopática (Academia Homeopática Paracelso).
*Iridiólogo (Academia Homeopática Paracelso).
Miembro CONACO (Confederación Naturopatas Colegiados) 3124.


Contactos:
Móvil→ 686 92 02 44
E-mail→ infoglorianaturopata@gmail.com